Ir al contenido principal

COSAS DE AMIGOS

Jose y Claudio, amigos desde la escuela primaria. Se ven cada tanto. Una o dos veces al año. Se cuentan sus problemas, intercambian algun consejo y siguen cada cual con la vida en la mochila al salir del cafe. En el último encuentro Jose llega rengueando. -Una Hernia de disco. Tras meses de buscar explicación a dolores que migran por ahi, pero cerquita de la cintura.


Claudio le dice: No puedo más, me voy a separar de Graciela. No es compañera, no me ayuda con mis viejitos, ni una palabra de sentimiento. Y hace meses que vivimos en discusiones.

Jose intenta hacerlo desistir: no sabes lo que es la calle, es peor que un desierto.

Jose, que nació en galicia y llegó a la argentina a los 6 años, vive con su madre anciana. Ahora esta casi encerrado en el dolor, ni los remedios ni la kinesiologia parecen ser efectivos. -Y si me pasa algo no tengo a nadie que se ocupe de ir a escuchar el parte medico.

Claudio retruca: -No estoy seguro de que Graciela me acompañe si me enfermo.

Lo mio, ya hace rato que es una ficción matrimonial. Más de un mes sin sexo.

Pero gritos y discusiones con arrojamientos de cosas tenemos todos los días.

Jose no se queda atrás con la desdicha confesada: -¿sabes cuanto hace que no duermo con una mujer? -Mucho, quizas un record mundial. Ni lo vas a adivinar.

Más de 4 años. Desde el final de la relación con Cecilia en febrero del 2008.

Asi siguen. Van 5 horas desde que entraron al bar. 3 cortados. Un te con miel. Un te de tilo. Ni Jose logra que Claudio intente mover algo para salvar su matrimonio. Ni Claudio consigue que Jose crea que su vida puede salir del abismo de la desdicha y soledad. Hasta que harto de seguir la cuestión a distancia Javier -mozo y estudiante avanzado de psicología- decide intervenir. -Amigos, nunca opino de los problemas de los clientes, pero esta vez creo que ustedes van a aprovechar el consejo- Necesitan tomar distancia. Prueben ubicarse en otro lugar, verse como de afuera.

Claudio y Jose agradecen. Ponen cara de "lo vamos a pensar". Javier se va a atender otra mesa.

Despues de horas de estar empantanados y no ver una luz.

Claudio tiene una ocurrencia: ¡Un enroque!. ¿Qué..?

Si, un enroque, venite una semana a casa a vivir con Graciela, yo ire una semana a vivir con tu madre y prometo que le dare la bolsa de agua caliente a la hora de irse a dormir.

¿Y yo que tengo que hacer? arriesga Jose.

-Llevate una muda de ropa y los remedios para la hernia, a la noche dormi en la cama matrimonial con mi mujer. Es fria como el marmol. Si en una semana conseguis tener un ratito de sexo serás ademas de mi amigo un idolo.

Despues de una semana de distancia veremos si las cosas mejoran. Los dos amigos se van.

Antes de partir acordaron algo más: Que cada cual llevaría un diario con lo significativo de la experiencia vivida en la casa del otro.

Aunque Javier no ha seguido el rumbo de su consejo puede ver al fin gestos de convicción y alegria en el rostro de los amigos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

LA VOZ DE RAY...

La voz de Ray Bradbury resuena como eco lejano. La secretaria recrea y ordena sus archivos de textos mientras deja sonidos para que caigan en el aire y se pierdan en la nada, aunque algunas frases llegan a mis oídos atravesando varios metros y esa puerta cerrada que comunica su oficina con la mía.
La voz de Ray. Recuerdo difuso que aparece en mi memoria, ¿será un cuento de "El país de octubre”?
No estoy seguro. Mi mirada busca por un momento las calles. El ventanal comunica directamente con una enorme avenida por la que circulan vehículos con sus respectivas bestias clónicas de tiro.
No esta demas aclarar que en este mundo ya no hay combustible fósil, ni sólido ni líquido.
Pero la ciencia logro recrear genéticamente enormes bestias de tiro. Para construir aspecto exterior y propiedades se ha recurrido a formas y nombres de dinosaurios y a los monstruos de la mitología griega. Cada uno de ellos se ha constituido en marca registrada y logo de los grandes monopolios de la industria cló…

AGOSTO/2003

Cada vez que me encuentro en una encrucijada, en una esquina de silencio ante la escritura, busco el rumbo perdido en párrafos de La hora sin sombra. Estoy en el capítulo 35, leyendo una cita de Cioran "las palabras son gotas de silencio a través del silencio". Osvaldo Soriano esta despidiendo a su padre y es el final de la novela: "...sólo damos el paso decisivo hacia nosotros mismos cuando ya no tenemos origen. A esta altura es tan difícil comprender el sentido de una vida como buscarle un significado a Dios. Sin padres, sin infancia, sin pasado alguno no nos queda otra posibilidad que afrontar lo que somos, el relato que llevamos para siempre ".

Fue en agosto.

Veo a mi hija, esta a menos de un mes de cumplir cinco añitos, esta sentada bien al borde de la mesa de comedor diario en la cocina, se desliza recorriendo los bordes. Yo trato de hacer algo en la mesada, lavar un par de platos, unos cubiertos, solo para distraer la angustia. Mi no saber aceptar el paso sig…

INAMOVIBLE

En la memoria de mi madre sigue inamovible.
Otras cosas deben haber desaparecido para siempre.
Pero el cabo Chitrangula sigue entrando en los fondos de la casa para robar gallinas y el viejo Zucca -su abuelo-, disparando una perdigonada en la noche.
-No dispare don Zucca.. soy yo, Chitrangula, -se animó a decir el cabo.
El resto vuelve a la oscuridad.