Ir al contenido principal

PEREGRINOS

¿Mutantes? No, me gusta más Peregrinos. Somos Peregrinos como llamaba Conrad a esos seres para los que les faltaba una definición clara de identidad.


Pero de una forma a otra, somos la vida escapando como escapaban los virus a todas las formas posibles de la extinción.

Tengo la memoria del nogal que me albergó años y años desde la semilla que mi madre alada enterró en este bosque que no es un bosque como ustedes entienden, sino una zona protegida de creación de nuevas formas de vida. Soy y seré golondrina, después de desprenderme de la corteza de ese ser que será

un recuerdo de madera y leña al tiempo de mi partida. Vivo en los aires. En la mitad del ciclo anual haremos nido en algún refugio de la ciudad de Bonita. Volveré a comienzos de la primavera del sur con mi pareja.


Gestaremos huevos semillas de la especie. Confiaremos en la fuerza de la vida. Aún en aquella surgida por medios artificiales. Como una última y desesperada utopía.

No hay en el esbozo de mi historia nada que pueda parecérseles a una verdad de su época.

Sólo cuento con el testimonio intangible de mi propia existencia y el recuerdo de un lejano origen literario. Cuando una abuela de más de 80 años dejó escrito casi sin darse cuenta, en una carta, el legado que me gestó:
"Dicen que a los hijos hay que darles raíces y alas. Raíces para que sepan de donde vienen y alas para que las desplieguen y vuelen a su propia vida en el momento justo"



Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS IMPERDIBLES ÉXITOS DE COIRO & URBANO

-Textos de Eduardo Coiro & Urbano Powell.




*

-Lo inconsciente esta servido.
¿Vas a comer?
¿Vamos a comernos?
¿Con voracidad, como el caníbal hambriento que duerme en el cerebro reptiliano?
¿O lentamente, como esos matrimonios que cuelgan de sus telas de araña acumulando años y polvillo?






Esteban y Lucia

Esta arriba de ese tren pero sabe que no va a ninguna parte, vagamente trata de calmar la soledad con el método que utilizaba su tío después de enviudar por segunda vez a los 85 años. "contra la soledad del domingo no hay como un viaje en tren" -recuerda con la voz presente de su tío.
Se levanta y se dirige al vagón comedor buscando una excusa para estirar las piernas, adelante va una mujer muy agraciada. Al entrar al vagón comedor la mujer casi se tropieza con un hombre que caminaba en sentido contrario sin verla.
El hombre observa que de las disculpas ellos pasan casi enseguida a un abrazo. "sos vos" se dicen, "pasaron 26 años".
Como único testigo lamenta no tene…

RESONANCIAS

Prosas en medio de aullidos de lobos de Eduardo Francisco Coiro.
Estas prosas empiezan en medio de aullidos de lobos que asaltan los sueños. Cuando la realidad muestra su rostro de carencia o pérdida, los sueños tienen su poder de revelación de la vida, en especial para elaborar una cuestión nodal como la culpa. Aquí el padre representa a todos los padres expiando una oscura culpa. El poeta recuerda con afecto y respeto a su padre: el padre y sus amores perdidos, silencios, soledad y trabajo en la fábrica. Razón tenía el poeta colombiano Rogelio Echavarría cuando decía que “frente al padre, los poetas han sido más pudorosos en la manifestación de sus sentimientos y más afortunados en la efusión lírica». Un tío le deja a su sobrino unos cuadernos por legado con frases como esta de Rosa Montero: "Lo verdaderamente heroico es querer al otro tal cual es”. Eduardo Coiro también introduce el mito del ángel, un anacronismo en pleno siglo XXI, leyendas como el hada del humo y una pareja e…

RECONOCIMIENTO TARDÍO

Pasaron muchos años.
Años. Malos momentos. Separación. Divorcio.
El hombre sigue sin ver bien a sus hijos. Sufre y maldice.
Se acuerda de su padre que un tiempo antes de morir le dijo "Tu mujer no tiene cabeza"
Por un momento le parece oír a la voz de su madre que decía: "Esa mujer tiene más culo que cabeza"
Terminó por aceptar lo que nunca pudo decir a nadie abiertamente:

"Es cierto. Cuando la conocí, le mire el culo y no la cabeza"