Ir al contenido principal

UNA INTEMPERIE REGADA DE ESTRELLAS

 
*Obra de Walkala. Luis Alfredo Duarte Herrera (1958-2010).
 
 
 
 
Caminábamos de la mano por la calle peatonal de su ciudad, hoy lejana para mi. Era invierno y de madrugada, íbamos como suspendidos en el aire. La noche estaba estrellada, por momentos parecía que el cielo se derrumbaba… las estrellas estaban ahí nomás, como al alcance de una mano extendida.
Estábamos solos en la calle o al menos sentíamos que éramos los únicos seres presentes en ese momento tan único y tan frágil a la vez. Una pareja que buscaba una casa y una cama para resguardarse de un frío polar.
Y ahí aparecieron las preguntas sin respuesta sencilla. ¿Qué hacía allí lejos de mi pueblo con ella? ¿Qué era aquello tan fuerte que nos unía? ¿Era el amor o la devastación de la vida antigua de cada cual?
 
Imagine otra intemperie regada de estrellas. Ellos corren a una caverna. Hay que encender el fuego, abrazarse, cubrirse con unas pieles. El mundo era ese ínfimo presente, la idea de la presencia del pasado en sus vidas no tenía sentido. El futuro por definición no existía. Solo aquel presente.
Después llegaron trabajosamente los descubrimientos. Los seres que viven su realidad en un escenario interno que llevan consigo, en una neurosis que los protege y limita a la vez. En su propia caverna con el rugido de sus ancestros-dinosaurios por si no alcanzara con los miedos reales de la jungla social.
En eso estaba, bien perdido en imágenes aparentemente lejanas, cuando llegamos a la casa.
Y antes o después del cariño físico, Raquel me trajo las pantuflas de su ex marido para que no se enfriaran mis pies camino al baño.
 
*De Urbano Powell.
 
 
 
 


Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS IMPERDIBLES ÉXITOS DE COIRO & URBANO

-Textos de Eduardo Coiro & Urbano Powell.




*

-Lo inconsciente esta servido.
¿Vas a comer?
¿Vamos a comernos?
¿Con voracidad, como el caníbal hambriento que duerme en el cerebro reptiliano?
¿O lentamente, como esos matrimonios que cuelgan de sus telas de araña acumulando años y polvillo?






Esteban y Lucia

Esta arriba de ese tren pero sabe que no va a ninguna parte, vagamente trata de calmar la soledad con el método que utilizaba su tío después de enviudar por segunda vez a los 85 años. "contra la soledad del domingo no hay como un viaje en tren" -recuerda con la voz presente de su tío.
Se levanta y se dirige al vagón comedor buscando una excusa para estirar las piernas, adelante va una mujer muy agraciada. Al entrar al vagón comedor la mujer casi se tropieza con un hombre que caminaba en sentido contrario sin verla.
El hombre observa que de las disculpas ellos pasan casi enseguida a un abrazo. "sos vos" se dicen, "pasaron 26 años".
Como único testigo lamenta no tene…

RESONANCIAS

Prosas en medio de aullidos de lobos de Eduardo Francisco Coiro.
Estas prosas empiezan en medio de aullidos de lobos que asaltan los sueños. Cuando la realidad muestra su rostro de carencia o pérdida, los sueños tienen su poder de revelación de la vida, en especial para elaborar una cuestión nodal como la culpa. Aquí el padre representa a todos los padres expiando una oscura culpa. El poeta recuerda con afecto y respeto a su padre: el padre y sus amores perdidos, silencios, soledad y trabajo en la fábrica. Razón tenía el poeta colombiano Rogelio Echavarría cuando decía que “frente al padre, los poetas han sido más pudorosos en la manifestación de sus sentimientos y más afortunados en la efusión lírica». Un tío le deja a su sobrino unos cuadernos por legado con frases como esta de Rosa Montero: "Lo verdaderamente heroico es querer al otro tal cual es”. Eduardo Coiro también introduce el mito del ángel, un anacronismo en pleno siglo XXI, leyendas como el hada del humo y una pareja e…

RECONOCIMIENTO TARDÍO

Pasaron muchos años.
Años. Malos momentos. Separación. Divorcio.
El hombre sigue sin ver bien a sus hijos. Sufre y maldice.
Se acuerda de su padre que un tiempo antes de morir le dijo "Tu mujer no tiene cabeza"
Por un momento le parece oír a la voz de su madre que decía: "Esa mujer tiene más culo que cabeza"
Terminó por aceptar lo que nunca pudo decir a nadie abiertamente:

"Es cierto. Cuando la conocí, le mire el culo y no la cabeza"