Ir al contenido principal

LA FORMA MÁS CRUDA DE LA SOLEDAD...

Lo cuenta Marabú, el joven de Senegal que vende relojes y cadenitas cargando con su valija por los bares.
Dice que entro y que un hombre de barba candado lo invito a sentarse hablando en francés.
Marabú habla francés y wólof. Apenas comprende lo elemental del español.
Le preguntó si había comido. Marabú, no tuvo vergüenza: le dijo que desde la mañana no había probado un bocado.
El hombre de la barba candado llamó al mozo y pidió un sanguche y una gaseosa para Marabú.
Y un café cortado para él.
Antonio, el mozo, avisó que ese día el bar cerraba temprano por ser fin de año.
El hombre, inmutable esperaba que Marabú comiera tranquilo.
Mientras, monologa sobre la posibilidad de hablar y ser escuchado:

Todos los años vengo a sentarme en esta mesa a la misma hora. No tengo respuestas. Sólo una profunda angustia.
Entendeme Marabú: -Puedo hablar, pero no puedo expresarme con las palabras.
(....) y las palabras que tengo no pueden darle forma a lo que siento, a lo que me pasa.
A veces pienso que es aun mucho peor.
Que no solo las palabras que dispongo no pueden expresar mis sentimientos, sino que además no están las personas adecuadas para escucharme.


Después el hombre se queda en silencio, o sigue hundido en pensamientos que surgen desde una historia imposible de imaginar para Marabú, que luego de una media hora se despidió agradeciendo el gesto.

-Que tengas un feliz año nuevo, le dijo el hombre de la barba candado.


-Pensé: Es posible que esta sea una de las formas más crudas de la soledad.


urbanopowell@yahoo.com.ar

Comentarios

permitime compartirlo..justo estor tolerando una soledad que si bien siempre sola,,esta vez dolida..muy rico poema y gracias..
claudia migliore
y te sigo..con asinoerayasitampoco..abrazo!
relato..perdón.. lo de poema fue una distracción..

Entradas populares de este blog

LA VOZ DE RAY...

La voz de Ray Bradbury resuena como eco lejano. La secretaria recrea y ordena sus archivos de textos mientras deja sonidos para que caigan en el aire y se pierdan en la nada, aunque algunas frases llegan a mis oídos atravesando varios metros y esa puerta cerrada que comunica su oficina con la mía.
La voz de Ray. Recuerdo difuso que aparece en mi memoria, ¿será un cuento de "El país de octubre”?
No estoy seguro. Mi mirada busca por un momento las calles. El ventanal comunica directamente con una enorme avenida por la que circulan vehículos con sus respectivas bestias clónicas de tiro.
No esta demas aclarar que en este mundo ya no hay combustible fósil, ni sólido ni líquido.
Pero la ciencia logro recrear genéticamente enormes bestias de tiro. Para construir aspecto exterior y propiedades se ha recurrido a formas y nombres de dinosaurios y a los monstruos de la mitología griega. Cada uno de ellos se ha constituido en marca registrada y logo de los grandes monopolios de la industria cló…

AGOSTO/2003

Cada vez que me encuentro en una encrucijada, en una esquina de silencio ante la escritura, busco el rumbo perdido en párrafos de La hora sin sombra. Estoy en el capítulo 35, leyendo una cita de Cioran "las palabras son gotas de silencio a través del silencio". Osvaldo Soriano esta despidiendo a su padre y es el final de la novela: "...sólo damos el paso decisivo hacia nosotros mismos cuando ya no tenemos origen. A esta altura es tan difícil comprender el sentido de una vida como buscarle un significado a Dios. Sin padres, sin infancia, sin pasado alguno no nos queda otra posibilidad que afrontar lo que somos, el relato que llevamos para siempre ".

Fue en agosto.

Veo a mi hija, esta a menos de un mes de cumplir cinco añitos, esta sentada bien al borde de la mesa de comedor diario en la cocina, se desliza recorriendo los bordes. Yo trato de hacer algo en la mesada, lavar un par de platos, unos cubiertos, solo para distraer la angustia. Mi no saber aceptar el paso sig…

INAMOVIBLE

En la memoria de mi madre sigue inamovible.
Otras cosas deben haber desaparecido para siempre.
Pero el cabo Chitrangula sigue entrando en los fondos de la casa para robar gallinas y el viejo Zucca -su abuelo-, disparando una perdigonada en la noche.
-No dispare don Zucca.. soy yo, Chitrangula, -se animó a decir el cabo.
El resto vuelve a la oscuridad.