Ir al contenido principal

SEGUNDA CARTA A URBANO.

Querido don Urbano, le cuento que me cuesta mucho hacer el prólogo de sus idas y vueltas por las vías del ferrocarril. Usted sabrá a que me refiero, yo veo en UD la melancolía de las estaciones que son las que ha caminado desde su experiencia , con los ecos de las locomotoras a vapor, con ese vaivén del recorrido por los rieles atravesando las taciturnas pisadas de los que viajan en sus vagones de madera.
En cada estación que toca la tradición existen personajes de una envergadura conquistada por los reconciliados motivos de su andar. Ellos le dan el matiz necesario para seguir recorriendo con sus vivencias el color propio de cada lugar.
Así, por ejemplo en la estación La Plata aprecio, el aroma de los tilos, que en la primavera florecen con el caudal de sus hojas. Tan cercano se encuentra el Hipódromo de La plata, que en cada 19 de noviembre vibra el Dardo Rocha, con su corrida de caballos altaneros y salvajes buscan llegar a la final y ganar el primer premio. Los asistentes se visten de fiesta, coleccionando sus licencias para vencer. En ese fugaz intento de sentirse vencedores del azar. Donde-por unos minutos- apuestan a una vida mejor. Allí olvidan sus condenas. Pretendiendo conquistar en el juego la omnipotencia de sentirse protagonistas y digitar el destino. Así los caballos de pura sangre con sus patas largas, perfiladas como esculturas románticas van a cabalgar dirigidos por el deseo de ser ganadores en la empresa de la incertidumbre.
Los tonos de sus monturas son seguidos por la mirada de sus ambiciones. Son muy pocos los que logran en décimas de segundos llegar a triunfar. En ese instante de pelea por ser los premiados saltan las fantasías de haber encontrado el verdadero acertijo.
El que durará el salto que tarda el despertar del sueño a la vigilia.
Don urbano invita a todos los creadores a viajar por los paisajes de su inventren. La condición es estar dispuestos a viajar por perspectivas de utopías y soltura.


Azul.-

Comentarios

Entradas populares de este blog

LOS IMPERDIBLES ÉXITOS DE COIRO & URBANO

-Textos de Eduardo Coiro & Urbano Powell.




*

-Lo inconsciente esta servido.
¿Vas a comer?
¿Vamos a comernos?
¿Con voracidad, como el caníbal hambriento que duerme en el cerebro reptiliano?
¿O lentamente, como esos matrimonios que cuelgan de sus telas de araña acumulando años y polvillo?






Esteban y Lucia

Esta arriba de ese tren pero sabe que no va a ninguna parte, vagamente trata de calmar la soledad con el método que utilizaba su tío después de enviudar por segunda vez a los 85 años. "contra la soledad del domingo no hay como un viaje en tren" -recuerda con la voz presente de su tío.
Se levanta y se dirige al vagón comedor buscando una excusa para estirar las piernas, adelante va una mujer muy agraciada. Al entrar al vagón comedor la mujer casi se tropieza con un hombre que caminaba en sentido contrario sin verla.
El hombre observa que de las disculpas ellos pasan casi enseguida a un abrazo. "sos vos" se dicen, "pasaron 26 años".
Como único testigo lamenta no tene…

RESONANCIAS

Prosas en medio de aullidos de lobos de Eduardo Francisco Coiro.
Estas prosas empiezan en medio de aullidos de lobos que asaltan los sueños. Cuando la realidad muestra su rostro de carencia o pérdida, los sueños tienen su poder de revelación de la vida, en especial para elaborar una cuestión nodal como la culpa. Aquí el padre representa a todos los padres expiando una oscura culpa. El poeta recuerda con afecto y respeto a su padre: el padre y sus amores perdidos, silencios, soledad y trabajo en la fábrica. Razón tenía el poeta colombiano Rogelio Echavarría cuando decía que “frente al padre, los poetas han sido más pudorosos en la manifestación de sus sentimientos y más afortunados en la efusión lírica». Un tío le deja a su sobrino unos cuadernos por legado con frases como esta de Rosa Montero: "Lo verdaderamente heroico es querer al otro tal cual es”. Eduardo Coiro también introduce el mito del ángel, un anacronismo en pleno siglo XXI, leyendas como el hada del humo y una pareja e…

RECONOCIMIENTO TARDÍO

Pasaron muchos años.
Años. Malos momentos. Separación. Divorcio.
El hombre sigue sin ver bien a sus hijos. Sufre y maldice.
Se acuerda de su padre que un tiempo antes de morir le dijo "Tu mujer no tiene cabeza"
Por un momento le parece oír a la voz de su madre que decía: "Esa mujer tiene más culo que cabeza"
Terminó por aceptar lo que nunca pudo decir a nadie abiertamente:

"Es cierto. Cuando la conocí, le mire el culo y no la cabeza"